mermelada de moras silvestres

Mermelada de mora
5 (2)

En esta receta todo empieza con un paseo. Que termina por convertirse en una caminata de tres horas.

Durante una semana, en el mes de agosto, he recorrido los lugares más desconocidos de mi comarca, El Bierzo. Estos caminos estaban llenos de zarzales y por tanto, de moras silvestres. El zarzal, que es normalmente de todo menos bonito, nos regala en verano un fruto muy especial. Las moras tienen una gran cantidad de beneficios. Aparte de su delicioso sabor, tienen muchas vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.

Recogí tantas moras que no quedó otra que buscar una solución para conservarlas, naciendo así esta mermelada de moras.

Aunque debo reconocer, que termine por congelar una buena cantidad de moras también. Para que no se pongan malas y además poder seguir haciendo la mermelada de moras durante todo el año.

👆 Haz click para ir a una oferta EXCLUSIVA de ollas antiadherentes 👆

¿Cómo hacer mermelada moras sin pepitas?

Quitar las pepitas de las moras es fácil si usas uno de estos instrumentos.

Puedes comprar de forma muy económica un pasapurés colador chino si quieres hacer la mermelada de mora sin pepitas.

  • Lo bueno: Es muy barato y fácil de encontrar.
  • Lo malo: Siempre se suele colar alguna pepita porque los agujeros son grandes. Y es bastante lento.
👆 Haz click para ir a una oferta EXCLUSIVA en pasapures 👆

Si de verdad quieres que quede perfecta tienes que ir a una licuadora o extractor de zumo. No te preocupes por el nombre, lo que hace es lo mismo que el pasapurés.

  • Lo bueno: Es eléctrico, así que más cómodo y rápido, solo tienes que echar la mermelada y ya. Además, lo puedes reutilizar para muchas otras recetas.
  • Lo malo: Es más caro que el pasapurés manual. Un modelo normal cuesta entre 40 – 50 euros.

Con este tendrás 0 pepitas seguro. El nuestro es el más barato y funciona perfectamente.

👆 Haz click para ir a una oferta EXCLUSIVA en extractor de zumos 👆

Receta Mermelada de mora

Receta de LuisPlato: Postre, DesayunoCocina: EspañolaDificultad: Fácil
Cantidad

10

Platos
Tiempo preparación

30

minutos
Tiempo cocinando

40

minutos
Calorías (100g)

214

kcal
Tiempo total

1

hora 

10

minutos

La mermelada de mora es la base de muchos postres. Aporta ese dulzor justo y necesario para hacer la receta perfecta. Pero por sí misma ya es una delicia.

Puedes recoger moras silvestres en verano o comprarlas en un supermercado congeladas. En ambos casos te saldrá perfecta.

Ingredientes

  • Nombre - Cantidad requerida - Precio aproximado
  • Mora natural silvestre o congelada - 300 gramos - 6€

  • Azúcar - 80 gramos - 0,77€ el kg

  • Limón - 2 cucharadas soperas de zumo - 1,79€ el kg

Pasos para hacer mermelada de mora

  • Lavar bien las moras


    Las moras son una fruta silvestre. Y siempre van a estar muy sucias. Aunque las compres en un supermercado, es recomendable lavarla igualmente.

    Para lavar las moras antes de hacer la mermelada o cualquier otra receta. Lo primero es comprobar que ninguna tenga una rama, quitarles a todas las moras el rabo. Una vez las tengamos las metemos en el fregadero, lo llenamos de agua del grifo y con la mano las removemos. Así le quitamos toda la suciedad. Las sacamos a un cuenco con un colador, quitamos el tapón para que se vaya el agua y limpiamos el fregadero.

    Repetimos este proceso 4 veces o hasta que el agua salga limpia.
  • Usar o congelar


    Ya están las moras bien limpias. Las secamos con papel o un trapo. Las ponemos en un papel de periódico y las dejamos toda la noche secando.

    Las moras que no vayamos a usar en esta receta las guardamos. Para guardarlas, recomendamos congelarlas directamente. Porque con que 1 mora quede solo un poco mojada, al meterlas en la nevera se van a poner mohosas todas. Así que es mejor congelarlas directamente las que no vayamos a usar.
  • Todo a la olla


    En una olla echamos todos los ingredientes, las moras, el azúcar y el zumo de limón.

    Lo ponemos a fuego medio y vamos removiendo para que no se pegue. Con una cuchara vamos apretando las moras para que luego sea más fácil triturarlas.
  • Triturar y quitar pepitas


    Ya tenemos la base de la mermelada de mora lista.

    Tenemos varias opciones.

    * Si quieres una mermelada de mora con pepitas y trozos: Con aplastar las moras es suficiente.

    * Si quieres una mermelada de moras con pepitas pero sin trozos: Debemos pasar la base de mermelada qué acabamos de hacer por una batidora o un triturador.

    * Si quieres una mermelada de moras sin pepitas: Debemos pasar la base de mermelada que acabamos de hacer por un chino, un colador o un extractor de zumos.

    La diferencia entre usar un colador chino y un extractor de zumos es que el colador chino es manual y la textura va a ser más densa, puede escapar alguna pepita y tardas más tiempo. Y el extractor de zumos, es más rápido porque es eléctrico y va a quitar absolutamente todas las pepitas, así que la textura va a ser más fina y líquida.
  • Enfriar, prepara el bote, esterilizar y envasar


    Es el último paso, pero también el más importante. Si lo hacemos mal se nos va a llenar de moho y tendremos que tirar todo.

    Lo recomendable es usar botes de cristal y no de plástico. Ya que el cristal no altera el sabor ni el olor de los alimentos. Siempre debe ser hermético.

    Tenemos 3 opciones. Ambas se pueden usar igual. El que más nos guste o tengamos a mano:

    * Botes con tapa de rosca metálica.
    * Botes con cierre francés. Son los que tienen una brida de metal para cerrar la tapa y una junta de goma entre la tapa y el frasco.
    * Tuppers con válvula de envasado al vacío. Son relativamente nuevos y muy cómodos de usar. Vienen con una bomba de mano que extrae el aire de los tuppers y hace el vacío sin necesidad de calor. Lo malo es que es complicado conseguirlas de vidrio, la mayoría son de plástico.

    Importante comprobar que sea hermético, para ello lo llenamos con un poco de agua, cerramos la tapa y giramos. Si hay algún agujero o fisura debemos cambiar la tapa o el bote.

    No basta con lavar un poco el bote, para que se conserve el máximo tiempo posible debemos esterilizarlo. Para ello, metemos los botes y sus tapas al lavavajillas, con un programa que tenga temperaturas elevadas. O a mano, podemos poner una olla a hervir con los frascos durante unos minutos.

    Ya solo queda rellenar los botes con nuestra mermelada de mora casera. Si lo vamos a consumir en poco tiempo, podemos dejarlo en la nevera cerrado. En caso de que no vayamos a consumirlo inmediatamente, podemos envasarlo al vacío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *